Nuestro canal en youtube PrensaLibreCasanare
Camel ingenieria

La OFB en Yopal ¡Fantástico!

La OFB en Yopal ¡Fantástico!
Por: Oscar Medina Gómez **

Es claro que los asuntos y proyectos culturales poco le importan a los gobernantes. No solo pasa en Casanare. Ocurre en la gran mayoría de alcaldías y gobernaciones del país. Y en el mismísimo gobierna nacional. De hecho, el presupuesto anual que se deja para el Ministerio de Cultura es muy inferior al de otras carteras.

Este año de los 216,2 billones presentados al Congreso por el Ministerio de Hacienda y Crédito Público, apenas a la cultura se le destinó el 1.1%. Ofensivo. Porque a otros ministerios se les asignan sumas muy superiores. Y los resultados son vergonzosos: Carreteras y “superautopistas” sin terminar, extensas regiones del país sin servicios eléctricos, ni acueductos, ni alcantarillados, ni señal de televisión, ni comunicaciones telefónicas, ni viviendas dignas, ni internet, ni escuelas, ni colegios. Ni nada. La señora corrupción se pasea tranquila por la Patria.

Hay razones para que los gobernantes encargados de manipular los dineros públicos, vean con desprecio los temas culturales. Menciono unas cuantas: una, la cultura no da votos; dos, en comparación con proyectos de ingeniería y obras civiles es poca la plata que se puede robar; tres, a l@s gobernantes les gusta más el “chucuchucu” y lo arrabalero. Por eso destinan miles de millones a las fiestas y ferias de sus municipios; cuatro, nuestr@s gobernantes –casi siempre- son ignorantes en asuntos que dignifiquen y den crecimiento al espíritu humano. Como las artes, en todas sus manifestaciones.

Por lo tanto merece todos los aplausos –y el decidido apoyo económico del sector privado, al que ya se le pidió su vinculación- la decisión que tomó el gobernador Marco Tulio Ruiz Riaño de traer a la Orquesta Filarmónica de Bogotá.

Sí. No es una broma. Así como lo leen. Los 96 músicos de la OFB estarán en Yopal el 1 de noviembre próximo en el Estadio Santiago de las Atalayas. Desde las 7 de la noche, y con asistencia gratuita, ofrecerán para los casanareños y los miles de residentes no solo de la Orinoquia sino del país entero que deseen asistir, el que con seguridad se constituirá en el más grande y exitoso espectáculo musical que recordará Casanare en muchos años.

Nacida en 1967 por el acuerdo 71 de 1967, el Concejo de Bogotá de ese entonces –muchísimo menos ladrón que el de ahora y los de años más recientes- acogió a la Fundación Filarmónica para que posteriormente surgiera la Orquesta Filarmónica de Bogotá. Hoy, después de 47 años, es un valioso patrimonio cultural tanto de los bogotanos como de la nación entera.

No apenas el objetivo de “excelencia artística” que se trazaron sus creadores se ha venido cumpliendo a cabalidad. También se ha “democratizado la cultura musical” acercándola a la gente de universidades, escuelas, colegios, teatros, poblados, ciudades, iglesias, plazoletas. La llamada “música culta” y la popular se oye, se huele, se palpa, se saborea, se siente por el pueblo. Sin ningún tipo de miramientos.

En el Teatro Colón de Bogotá la OFB realizó el primer concierto el 19 de agosto del 68. La batuta estuvo a cargo del director Melvin Strauss. Hoy, casi medio siglo después, la música sinfónica está al alcance de todos los públicos, gustos, edades, razas y sexos. Son más de 5 mil conciertos en escenarios cerrados y al aire libre, con muchos millones de espectadores felices.

Es una orquesta de gran profesionalismo, que con sus divisiones Filarmónica Juvenil, de Cámara, Banda Filarmónica Juvenil y Coro Filarmónico Juvenil investiga, forma, siembra y promueve religiosamente la cultura musical sinfónica y el canto lírico en Colombia.

Gracias a la OFB la gente que asistimos a sus conciertos no nos embelesamos apenas con Vivaldi, Chopin, Mozart, Bizet, Handel, Beethoven, Liszt, Dvorak, Ravel, Schumann, Stravinsky, Debussy, Poulenc, Orff, Bach o Wagner. Claro que no.

Desde hace décadas los instrumentos de la Filarmónica han convertido la música popular colombiana en bellísimas piezas orquestales. Innumerables temas como La pollera colorá, Soy colombiano, Antioqueña, La guaneña, Ay mi llanura, Campesina santandereana, Pachito eché, Colombia tierra querida, Feria de Manizales y El galerón llanero, suenan siempre como un coro de ángeles en cada una de sus presentaciones.

Premiada con un Grammy latino en 2008 en la categoría Mejor Album Instrumental, y con más de 50 trabajos discográficos, y bajo la batuta de la maestra Ligia Amadio como directora titular puedo adelantar que el repertorio de la OFB en el Estadio Santiago de las Atalayas será inolvidable. ¡Fantástico! Irá de lo universal, pasará por lo nacional y aterrizará en lo regional. Un delicioso menú que incluirá lo más excelso de la literatura musical clásica, moderna y popular. Es que su elevado nivel interpretativo no da para menos. Por algo es considerada por los expertos como de las más importantes del continente americano.

Señor gobernador Marco Tulio: gracias a su gestión administrativa con la Alcaldía de Bogotá que encabeza Gustavo Petro y con el apoyo indudable del sector privado asentado en Casanare –el cual costeará integralmente el evento- se anotará usted un exitazo.

La presentación de la OFB en Yopal hará historia de la buena. Una ciudad donde sus habitantes necesitan de verdaderos eventos culturales. Y de menos corruptos que atrasan el desarrollo de los pueblos. Esa sí es la forma de construir paz. ¡Fantástico! Digo yo.

**Periodista – Especialista en Gobierno Municipal y Gestión Pública Pontificia Universidad Javeriana


Comentarios

escucha radio online
Cerrar
Cerrar