Nuestro canal en youtube PrensaLibreCasanare
Camel ingenieria

De Frente - “Lideres” de papel

De Frente - “Lideres” de papel
Por: Oscar Medina Gómez

Aunque Marco Tulio Ruiz Riaño lleva ejerciendo como gobernador varias semanas, esta columna no es para él. Desde esta trinchera de opinión, y de acuerdo a como maneje el tren, ya tendrá lo suyo. Mi artillería va esta vez contra los y las que se hacen llamar “líderes” (encomillaré la palabra hasta el final de la columna) apenas mientras dura una campaña política. Porque después desaparecen. Se esfuman. Abandonan el barco. Se pierden en la nebulosa de los tiempos. Se convierten en fantasmas que de vez en cuando -siempre que les conviene- nos asustan con sus apariciones radiales, pontificando sobre el bien y el mal, en procura de descrestar calentanos.

Es el caso de Alirio Guzmán - “líder” indiscutible de los cuentistas partidos Cambio Radical y de la U- quien anduvo por todo el departamento predicando la palabra de la salvación casanareña, cual reencarnado mesías terrenal. Locuaz, hablaba hasta por los poros. De todo y para todos. Tenía la respuesta precisa al momento preciso y para la gente precisa. Ya en una barriada de invasión, ya en un coliseo repleto de cuanta plebe, ya en un debate con los demás candidatos, ya en un foro con profesionales, ya interactuando con estudiantes universitarios, ya reunido con contratistas, con obreros o con damiselas dedicadas a la prostitución.

Era el “líder” esperado ansiosamente por años en este sufrido departamento. Nada ni nadie evitaría que ascendiera a las alturas del sexto piso de la gobernación para guiar a su pueblo por los caminos de leche y miel. Pero ¡oh…! El “líder” perdió las elecciones y también lo perdimos a él. ¡Qué decepción! ¡Qué tristeza! ¡Qué angustia la de este pueblo esperanzado en su mano redentora! ¡Qué dolor, qué dolor que pena! A hoy nada se ha vuelto a saber sobre el paradero de este “líder”.

Otro “líder” del que poco o nada se ha vuelto a saber desde que fue derrotado electoralmente es Jorge Prieto. Por ahí dio unas declaraciones al siguiente día del 16 de junio, donde se le oyó apretando los labios para reconocer que había perdido. Fue más la bronca que expulsó que lo saludable y positivo que dijo. Durante los apenas 2 meses que duró la campaña, este viejo zorro de la sabana casanareña posó de vocero de los más miserables entre los miserables.

De abanderado de los sin techo, sin pan, sin trabajo, sin salud, sin educación. De los sin nada en este valle de lágrimas. Bueno. Eso decía él a los cuatro vientos, en gracia de creerse el gran incorruptible baquiano de toda la pampa colombo-venezolana. Único “líder”, ex - gobernador que siguió vivito y coleando sin pisar las puertas de una cárcel, afirmaba.

Que lo digan sus secretarios de educación y agricultura que no corrieron con la misma suerte. Preñadas de salvación donde él era el bueno y los demás una partida de bandidos corruptos, sus encendidas cuñas radiales llamaban a un nuevo amanecer. A un nuevo despertar. A un Casanare próspero, con gente sin hambre y sin sed. A un futuro lleno de coros celestiales y felicidad infinita. Como en el edén de las alturas divinas. Pero ¡oh…! El “líder” perdió las elecciones y también lo perdimos a él.

Sería un desaire, un menosprecio con su gallarda figura, un desdén con nuestra “líder” la ex alcaldesa Lilian Fernanda Salcedo no referirla. Ella no era candidata a la gobernación de Casanare (aunque lo será), pero discurseaba, caminaba, sonreía y prometía como tal. Por eso no mentarla aquí no me lo perdonarían jamás. No solo ella, fiel lectora de mis columnas, sino los miles de seguidores que esta “líder” tiene en la comuna 5 de Yopal.

Poseedora del record de ser la mandataria que más recursos públicos ha manipulado en apenas 4 años como alcaldesa de Yopal -no obstante ser muy contaditas las obras que entregó- como luz resplandeciente, piedra estructural y filosofal del otro “líder” Alirio Guzmán, la Salcedo se paseó por muchos barrios de la capital casanareña llevando un mensaje de liberación y vida nueva a sus discípulos.

Sus arengas eran un dejà vu de todo lo bueno que nos pasó a los yopaleños durante su mandato. Del acertado manejo, por ejemplo, que esta “líder” le dio a la crisis de agua potable cuando un derrumbe acabó con la planta de tratamiento. Y ella, sin titubear, rechazó personalmente la ayuda económica del presidente Santos alegando que los daños los cubría en un ciento por ciento una póliza de garantía. ¡Eso es pensar con mentalidad de gran “líder”. Pero ¡oh…! El “líder” de la “líder”, es decir Alirio Guzmán, perdió las elecciones y también la perdimos a ella.

Señores y señoras “líderes” (esto también va para el Representante Camilo Abril, el ex - diputado Carlos Freddy Mejía y el ex - alcalde de Yopal Rodrigo Chaparro): ustedes de eso no tienen nada. Porque un verdadero líder no puede ser flor de un día. Un verdadero líder es aquel que, pase lo que pase, así el rancho esté ardiendo y el agua lejos, no abandona a su familia. Llueva, truene o relampaguee, siempre está ahí: frente al cañón. Luchando sin descanso por el bien de su pueblo. En las buenas y en las malas. Sin anteponer sus mezquinos intereses personales a los del progreso ciudadano y de la tierra que dicen defender. Un verdadero líder no es quien pierde unas elecciones y se esconde. Queda mudo. Sin poner la cara y reconocer con honestidad la derrota.

Un líder, señores y señoras, tiene mucho de lo que a ustedes les falta todo: ¡grandeza! Y ustedes -como fracasaron en el intento de tener el poder y los recursos de la gobernación- esa palabra no la conocen ni en las curvas. En su vida la han visto. Ser líder no es haber sido gobernador, alcaldesa o gerente de Enerca. Esos cargos bien podrían lograrse por otros medios. Ustedes no son más que líderes de papel. De papel de tarjetón electoral. Digo yo.

** Periodista - Especialista en Gobierno Municipal y Gestión Pública Pontificia Universidad Javeriana


Comentarios

escucha radio online
Cerrar
Cerrar