Nuestro canal en youtube PrensaLibreCasanare
Camel ingenieria

DE FRENTE - Una puta verraca!

DE FRENTE - Una puta verraca!
Por. Oscar Medina Gómez *

Putas y putos hay en las esquinas, calles y bares de Roma, Buenos Aires, Singapur, Tokio, Paris, Washington, Beijing, Moscú, Bangkok, Nueva Delhi, Jartum, Yopal y Ámsterdam. Y, claro, de Cartagena. Ese no es el tema.

Aunque pecó por no expresarlo para ambos sexos, bien lo dijo sin tapujos, nuestra bella canciller María Angela Holguín: “…donde hay un hombre hay prostitutas”. Nada más contundente. Existen desde tiempos inmemoriales de la humanidad. Este respetable y necesario oficio social está entre nosotros desde muchos siglos antes de Cristo. La prostitución era aceptada y defendida por leyes en la edad antigua. Babilonios, mesopotámicos, egipcios, fenicios, asirios, sumerios, griegos, romanos, y un largo etcétera de culturas defendían el negocio. Que en la mayoría de los casos -además de servir de divertimento y paganismo -tributaba impuestos. Por supuesto en la edad media, moderna y contemporánea el negocio del sexo fue creciendo y fortaleciéndose a tal punto que hoy es considerado uno de los tres más rentables en el mundo, junto con las drogas y el tráfico de armas.

Este repaso histórico es necesario. Si alguien es inocente en toda la barahúnda mundial que se ha armado por un polvo caribeño, es Dania Suarez. La voluptuosa sanandresana-de generosos pechos, caderas insinuantes y boca tentadora- que literalmente penetró al Servicio Secreto de los Estados Unidos de América, -dizque el más seguro de la tierra- la víspera de la VI Cumbre de las Américas. Heroicamente ella hizo lo que tiene que hacer toda persona cuando se siente tumbada: ¡abrir la boca y protestar duro! Sin miedo.

Solo que por la mente del rumbero agente civil David Randall Chaney jamás pasó que el escándalo le iba a costar su puesto de 20 años de antigüedad. Y el de 11 más de sus compañeros de juerga. Como le ha pasado y le puede pasar a muchos de nuestros gobernantes y honorables políticos, eso le ocurrió a David por faltón. Por prometer y no cumplir. Por tramposo. Por deshonesto. ¿Cómo es que acuerda con Dania una tarifa de 800 dólares, se la goza toda una noche y madrugada, y al momento de pagarle le hace conejo? Y embroncado sale apenas con miserables 30 dólares? Por su valentía para reclamar sin reparo, esta chica es toda una heroína. Desnudó los secretos del Servicio Secreto. ¡Ni por el putas nuestra hembra se podía dejar tumbar!

Es que históricamente ellos, los gringos, están acostumbrados a montársela a todo el mundo. Abusivamente, sin pedir permiso -como lo quiso hacer David con Dania- han metido su pico agudo y garras filosas de águila donde se les ha dado su imperial gana. En el campo bélico decenas de países del mapa cuentan con aberrantes intromisiones. Con miles y miles de muertos. Siempre, alegan, en procura de buscar la paz y el orden mundial. Vietnam, Corea, Alemania, Japón, Filipinas, Camboya, Liberia, Laos, China, Somalia, Angola, Afganistán, Irak, Kuwait, Cuba, México, Granada, Guatemala, El Salvador, Nicaragua, Panamá, La lista no termina. Y sin contar las operaciones encubiertas y de saboteo que saben aplicar para desestabilizar gobiernos y tumbar presidentes, cuando de proteger sus intereses se trata. Chile de Pinochet es un buen ejemplo.

En Colombia -su principal patio trasero y finca de engorde con un presidente Santos de mandadero y encargado- los gringos también han hecho y deshecho. Baste solo recordar Panamá en 1903 con Roosevelt al frente. Y en la Cumbre de las Américas de Cartagena demostraron que siguen mangoneando. Vetaron la asistencia de Cuba.

Le ordenaron a Santos no tocar el tema de las Malvinas. Y se opusieron a la despenalización de las drogas. Simple: Estados Unidos es el mayor comprador, consumidor y negociador de estupefacientes, con multibillonarias ganancias anuales. ¿A quién se le ocurre que ellos quieren acabar con esta gigantesca ubre rellena de dólares inagotables? ¡Pendejos!

Y un Obama en campaña a la reelección y un Santos a pique en popularidad, anunciaron que en mayo próximo arranca el Tratado de Libre Comercio entre los dos países. TLC que, indudablemente, beneficiará de lejos a los de allá y no a los de aquí. Los gringos saben y están preparados y curtidos para ese tipo de acuerdos. Hace muchos años los tienen con decenas de países. Los colombianos ni siquiera contamos con vías terrestres, asunto clave para el transporte de mercancías. Lo que hay son trochas, carreteras espantosas que por obligación nos toca transitar. En eso solo superamos a Bolivia y Guatemala. ¿Puertos marítimos? ¡Pamplinas! Buenaventura y Barranquilla, atrasados por la corrupción de sus dirigentes, apenas funcionan a medias para canalizar el comercio con los países del área.

Felicito a nuestra heroína de la Cumbre: Dania, la prostituta que hoy tiene en jaque al Servicio Secreto de Estados Unidos. No a Santos. Despilfarró en dos días casi 200 mil millones de pesos. En fiestas, cenas, suvenires, alumbrados, artistas, centenares de habitaciones de hoteles 5 estrellas, helicópteros, aviones, carros blindados, combustible, seguridad… y un sinfín de todo. Su mujer, Titina, no fue inferior a la Patria. Regaló a las primeras damas un bolso diseñado por Silvia Tcherasi, con aplicaciones de cristales Swarosky. Cada bolso valió 2,5 millones de pesos. Estos son comportamientos propios de la irresponsabilidad de quienes todo lo tienen y nada les duele. Por eso derrochan a manos llenas los recursos del pueblo. Y ahora Santos se las viene a dar de populista. ¡Descarado niño rico! Por eso, repito, Dania debe convertirse en el símbolo de la rebeldía y la lucha contra los gringos. Es una puta verraca. Digo yo.

*Periodista - Especialista en Gobierno Municipal y Gestión Pública Pontificia Universidad Javeriana - Columnista www.prensalibrecasanare.com y El Nuevo Oriente


Comentarios

escucha radio online
Cerrar
Cerrar