Nuestro canal en youtube PrensaLibreCasanare

Bocas del Pauto la Buenaventura de Casanare

Bocas del Pauto la Buenaventura de Casanare
Por Crispulo Cordero Farfán *

Aunque no esté ubicada en la costa pacífica, si es puerto sobre el río Pauto y lo divide el río Meta del departamento del Vichada. Es también la tierra del olvido como en Buenaventura donde la riqueza se ve entrar y salir y la cuidad sigue siendo la más pobre de Colombia; Bocas pertenece al otrora rico departamento petrolero de Casanare.

En pleno siglo XXI, el abandono es tal, que se ve reflejado en sus calles intransitables por el barro, no han podido pavimentar ni siquiera un metro cuadrado de calle, nunca se ha construido una sola vivienda nueva digna por parte del estado, el río está erosionando constantemente en su paso por el poblado convirtiéndose en una amenaza para sus habitantes, el matadero municipal se está cayendo a pedazos siendo un riesgo para la salud pública, no cuenta con alumbrado permanente (sólo unas horas al día) interrumpido el servicio por falta de combustible, el parque principal está totalmente a oscuras así como sus calles.

En este siglo XXI, es uno de los pocos pueblos de Colombia que no cuenta con servicio de Internet ni siquiera para sus estudiantes, no se atiende a la población adulta mayor ni el aprovechamiento del tiempo libre de los jóvenes, no hay proyectos productivos que generen empleo a las familias, no existe una ambulancia que socorra los enfermos, el hospital más cercano está a 98 kilómetros.

Claro que se han hecho obras, pero, algunas gracias a las acciones populares que interpusieron reclamando los derechos fundamentales como la salud, porque con voluntad política no se logró; es el caso de la construcción de un botadero de basuras y la remodelación del centro de salud por orden de los jueces.

Así, como en Buenaventura, en Bocas del Pauto, también hay elefantes blancos como es el caso del alcantarillado de aguas negras que nunca funcionó como estaba planeado, o el alcantarillado de aguas lluvias que además de ambiguo, nunca terminaron la obra y quedó convertido en un criadero de zancudos. El proyecto de conectividad a Internet se construyó la sola antena y nada más. Esto por citar algunos casos.

Pero ante este abandono por décadas, los habitantes de este pacífico pueblo casanareño, se niegan a perder las esperanzas de ver algún día mejores condiciones para vivir. Aunque en estas nuevas administraciones (Alcaldía de Trinidad, Gobernación de Casanare), no se augura nada positivo, por cuanto la comunidad todavía no sabe que obras vienen para mitigar esas necesidades de siempre y ya va más de año y medio de gobierno y no se ha visto nada.

En referencia a la Gobernación hay menos expectativas por cuanto ni siquiera han venido a reunir a la comunidad para brindar soluciones. Sería invitar al gobernante a un coleo, (pero la manga se cayó) para ver si visita a este pueblo del olvido.

Lo otro que Bocas del Pauto puede esperar es que se acerquen las elecciones para que sea visitado por muchos políticos “generosos” ofreciendo que esta vez sí van a saldar la deuda eterna que tienen por abandono de la tierra de la Corocora.

Buenaventura busco soluciones a sus graves problemáticas por todos los medios y no fue escuchado hasta que utilizaron las vías de hecho que es lo que funciona en este país para dar solución a los problemas, consiguieron sus propósitos, que bueno y que gran ejemplo de unidad.

Ahora queda en los habitantes de este hermoso pueblo seguir esperando lo que no va a llegar o despertar para reclamar los derechos que le corresponden, porque éstos no se mendigan sino se reclaman. Y como dijo un paisano mío… ahí les dejo.

* Docente Colegio Rafael García Herreros – Bocas del Pauto


Comentarios

escucha radio online
Cerrar
Cerrar