Nuestro canal en youtube PrensaLibreCasanare

Elizabeth Cuta: Un ser humano

Elizabeth Cuta: Un ser humano
Por Juan Carlos Niño Niño*

Una casualidad me puso al frente del video en YouTube "el show de Cuta", en donde la diputada protagoniza un reclamo airado, por una supuesta negligencia al atender a su hija (víctima de la mordedura de un perro), a médicos y miembros de seguridad de la sección de urgencias del Hospital de Yopal, y posteriormente un forcejeo con policías, que sin duda trascendió no sólo las fronteras del Departamento, sino que se convirtió en la comidilla de los medios internacionales.

A mí no me interesa sí Elizabeth tenía argumentos o no para reaccionar de esa manera, ni mucho menos sí estaba o no en estado de embriaguez, o sí era justificado o no el proceder del personal del hospital o los agentes de policía, y como siempre se apresuran a señalar los medios de comunicación, con el argumento trillado de siempre que un servidor público debe estar a la altura de su dignidad.

Por Dios santísimo! Somos seres humanos. No estamos exentos de esas reacciones primarias. El individuo es un cúmulo de debilidades, problemas, angustias, inseguridades, circunstancias adversas, que nos conduce a veces a explotar de manera inexplicable, y no por eso nos hace peores personas, y mucho menos se nos debe enviar de inmediato a la picota pública, sin piedad ni misericordia.

Conozco a Elizabeth (aunque políticamente no estoy con ella). Soy testigo de primera mano que se ganó a pulso su credencial. Es sencilla pero aguerrida. Tiene una enorme sensibilidad social. Y su presencia en la Asamblea ha sido definitiva no sólo para poner en alto el nombre de la mujer, sino por empuñar banderas tan importantes como la recuperación de personas psicodependientes.

No sería justo que ahora a Elizabeth se le juzgue a ultranza, o incluso se le acabe su carrera política, simplemente porque se salió de casillas, se midió a empujones con la Policía, o echó unos cuantos madrazos al médico de turno, como le sucedió a una funcionaria de la embajada de Colombia en Estados Unidos, a la que se le marginó lamentablemente porque con unos cuantos tragos en la cabeza, le puso a bailar la madrecita a unos cuantos inmamables oficiales estadounidenses. Somos seres humanos! La sociedad debe aprender a perdonar...

*Periodista Congreso de la República


Comentarios

escucha radio online
Cerrar
Cerrar