Nuestro canal en youtube PrensaLibreCasanare

Brutal castigo a un niño en Yopal le dejó quemaduras de segundo y tercer grado en una de sus manos

Brutal castigo a un niño en Yopal le dejó quemaduras de segundo y tercer grado en una de sus manos
Ayer fue dado de alta y entregado a un hogar sustituto el niño de 7 años que sufrió quemaduras en una de sus manos tras un castigo impuesto por su tía por haber cogido algunas monedas para comprar un refresco.

El hecho se presentó el pasado viernes en Yopal, pero fue reportado a la Policía hasta el martes, cuando vecinos alarmados por las heridas del menor llamaron a la seccional de Infancia y adolescencia para que indagara en el lugar el origen de las lesiones, donde efectivamente hallaron a un niño con una mano quemada quien respondió que su tía lo había castigado.

El Mayor Oscar Álvarez, Jefe de la seccional de Protección de la Policía, dijo que el la familiar señalada de haberle causado las heridas cuidaba el niño, pues su progenitora trabajaba en un municipio de Santander. La agresora argumentó que ella estaba cansada de que el niño cogiera las monedas sin permiso, por lo que optó por poner una de sus manos sobre el fuego de la estufa para reprenderlo.

El infante fue trasladado al Hospital Regional de la Orinoquia, bajo el protocolo del proceso penal iniciado por la Fiscalía, en el que interviene la Defensoría de Familia.

Al indagar al menor, dijo que en su desespero por el dolor no se dejó quemar la otra mano, porque la intención de la tía era ponerle las dos manos sobre el fuego.
El Mayor Álvarez, confirmó que la mujer no fue capturada pues no existió la flagrancia.

Según el reporte médico el niño sufrió quemaduras de segundo y tercer grado en su mano derecha y hematomas en el muslo izquierdo. al salir del Hospital fue dejado bajo la protección del ICBF en un hogar sustituto.

Se conoció que la madre del menor trabaja en Cimitarra y se investiga la actuación del padre ante la omisión del cuidado de su hijo.

[video=]


Comentarios

escucha radio online
Cerrar
Cerrar