Nuestro canal en youtube PrensaLibreCasanare
Camel ingenieria

800 familias de Villanueva, Nunchía y Maní damnificadas por ola invernal en Casanare

800  familias de Villanueva, Nunchía y Maní damnificadas por ola invernal en Casanare
La cifra de afectados por la ola invernal en Casanare, de acuerdo con los censos realizados por los consejos municipales de gestión del riesgo, asciende a 800 familias damnificadas de los municipios de Villanueva, Nunchía y Maní.

Las fuertes precipitaciones ocurridas entre el 25 de junio y 02 de julio del año en curso, dejaron un saldo de 685 familias damnificadas por inundación en el municipio de Maní, a causa del desbordamiento de los Ríos Meta, Charte, Unete y Cusiana.

Así lo dio a conocer la coordinadora departamental para la Gestión del Riesgo, Adriana Hernández Fuentes, en el último informe de damnificados por la lluvia, entregado a los medios de comunicación.

Maní, es el municipio que a la fecha registra la mayor afectación por inundación.

En la última semana se han registrado desbordamientos en todos los ríos que bañan el municipio, afectando ganadería, cultivos y enseres de los maniceños.

La creciente del Río Cusiana afectó 312 familias habitantes en el Casco Urbano del Maní y diez veredas más, costeras al Río.

El desbordamiento del Río Charte perturbó 160 familias de las veredas Mata Piña, La Consigna, Coralia, La Armenia y Mundo Nuevo.
800  familias de Villanueva, Nunchía y Maní damnificadas por ola invernal en Casanare
La inundación originada en el Río Unete afectó 89 familias asentadas en las veredas Mararabe, Gaviotas y El Progreso.

Finalmente, se registra la creciente del Río Meta con una afectación de 124 familias residentes en las veredas San Joaquín de Garibay, Guamal, La Poyata y Limonal.

Igualmente, la Coordinadora Departamental de Gestión del Riesgo, aseguró que se iniciarán los trámites correspondientes para llevar a las familias asistencia humanitaria, con el ánimo de resarcir el impacto ocasionado por la lluvia en el seno de los hogares, principalmente los campesinos donde habitan niños y personas de la tercera edad, considerados de mayor vulnerabilidad.

Hernández, recordó que según los reportes del IDEAM, el mes de julio será el mes más lluvioso del año en la región de la Orinoquía, por lo que se debe estar alertas en los niveles de los ríos y caños, y posibles deslizamientos de rocas y movimientos de tierra. No obstante, se debe tener presente que para finales de este mes, el Instituto de Hidrología, Meteorología y Estudios Ambientales, diagnostica que podría comenzar el fenómeno de El Niño.


Comentarios

escucha radio online
Cerrar
Cerrar